1800 246 235 / 3550043

info@biocells.med.ec

Presencia en

las 24 provincias del Ecuador

Síguenos

La tranquilidad de estar preparada

La tranquilidad de estar preparada

Regresamos del doctor en una nube de emoción y alegría al confirmar que estaba embarazada. El ginecólogo nos dijo que todo indicaba ser un embarazo saludable, y que no tengamos miedo de compartir la noticia. En estas épocas locas en mitad de la pandemia del Coronavirus nos pareció que sería lindo compartir esta buena noticia con nuestras familias. Después de contar a nuestras mamás y hermanas volvimos a nuestro departamento a descansar. El instante en el que abrimos la puerta de nuestro pequeño departamento de un dormitorio, nos inundaron las dudas y las preguntas. ¿Dónde va a entrar aquí un bebé? 

Empecé a hacer una lista de todas las cosas que teníamos que hacer en los siguientes 9 meses. Estábamos seguros de que queríamos guardar las células madre del cordón umbilical, y fue gracias a Biocells que nos enteramos del NIPT, Examen Prenatal No Invasivo. Después de leer la información que nos dio Biocells y unas horas en Google no dudamos en hacerlo; el examen nos daría mucha información sobre el bebé, paz mental y también la linda noticia de si tendríamos una hija o un hijo tan pronto como a las 10 semanas de embarazo. 

A pesar de no tener más de 35 años y que mi embarazo no es un embarazo de riesgo, para nosotros es fundamental estar preparados lo más posible: sabemos que los bebés con síndromes cromosómicos tienen requerimientos especiales, y queríamos aprovechar el embarazo para prepararnos psicológica, médica, y financieramente en caso de recibir este diagnóstico. Nuestro ginecólogo apoyó por completo la decisión de realizar el examen por su elevada precisión en comparación con otros métodos de detección y por estar absolutamente libre de riesgo para la madre y el bebé. 

Como padres primerizos nos emocionaba mucho saber el sexo del bebé, queríamos encontrar un nombre, comprar las cosas y preparar su cuarto. Hacerse el examen fue la parte más sencilla. Nos explicaron que a las 10 semanas el ADN del bebé y el ADN de la mamá son diferenciables en la sangre de la madre. Así que tan rápido cumplí las 10 semanas de embarazo me sacaron sangre y en menos de una semana tuvimos los resultados de regreso. Biocells se aseguró de enviarnos los resultados sin el sexo del bebé, y le mandó la información del sexo de nuestro bebé a mi hermana para sorprendernos en la fiesta de revelación del sexo

Dónde va a entrar un bebé resultó ser de las preguntas más fáciles de responder. Para mí vivir una maternidad responsable significa tratar de tomar decisiones de manera sensata e informada. El NIPT nos dió mucha tranquilidad durante nuestro embarazo, y ahora ya solo nos queda esperar unas semanas más para recibir a nuestro saludable y tan esperado hijo. 

María Alejandra Martínez 

× ¿Cómo puedo ayudarte?